Peeling natural con zumo de limón

Inauguramos la sección de cosmética con el rey de la nevera: el limón.

wpid-img_20140604_144526.jpg

El limón es rico en vitamina C y minerales, yo tomo una taza de agua templada con medio limón exprimido cada mañana en ayunas, lo que prepara el cuerpo y el sistema digestivo para comenzar el día y aporta incontables beneficios para el organismo (ya explicaremos con más detalles en otro post). Pero sus usos no se limitan a su consumo por vía oral, sino que son  muchos otras sus aplicaciones.

Hoy, como primer post sobre cosmética vamos a comenzar con algo facilito pero que funciona mejor que muchos otros productos que nos cuestan muchísimo dinero: un peeling, es decir una limpieza facial un poquito más profunda que una simple limpieza con jabón. Con este tratamiento notarás que se alisa la piel, se limpian impurezas, se elimina el exceso de grasa, se reducen las manchas y se ilumina el tono.

–> Por la noche, con la cara limpia, aplica un poco de zumo de limón por la cara y déjalo secar. Cuando te lo aplicas puede picar un poco. Esto es totalmente NORMAL. Pasa en un minuto y cuando se seca ya no notarás nada.  Lávate la cara por la mañana para retirar el zumo. Esto es muy importante: lávate la cara antes de salir, de lo contrario,  si te da el sol pueden aparecer manchas en la piel! Verás que notas la piel más limpia y luminosa.

No lo hagas cada día, máximo dos veces por semana, yo lo hago una vez por semana. Es bastante intenso, ya verás que notarás los resultados desde el primer día.

Este tratamiento es especialmente beneficioso para las pieles grasas, pero va bien para cualquier tipo de piel.

¿Algo más sencillo y natural para despertarte con buena cara? 🙂