Peeling natural con zumo de limón

Inauguramos la sección de cosmética con el rey de la nevera: el limón.

wpid-img_20140604_144526.jpg

El limón es rico en vitamina C y minerales, yo tomo una taza de agua templada con medio limón exprimido cada mañana en ayunas, lo que prepara el cuerpo y el sistema digestivo para comenzar el día y aporta incontables beneficios para el organismo (ya explicaremos con más detalles en otro post). Pero sus usos no se limitan a su consumo por vía oral, sino que son  muchos otras sus aplicaciones.

Hoy, como primer post sobre cosmética vamos a comenzar con algo facilito pero que funciona mejor que muchos otros productos que nos cuestan muchísimo dinero: un peeling, es decir una limpieza facial un poquito más profunda que una simple limpieza con jabón. Con este tratamiento notarás que se alisa la piel, se limpian impurezas, se elimina el exceso de grasa, se reducen las manchas y se ilumina el tono.

–> Por la noche, con la cara limpia, aplica un poco de zumo de limón por la cara y déjalo secar. Cuando te lo aplicas puede picar un poco. Esto es totalmente NORMAL. Pasa en un minuto y cuando se seca ya no notarás nada.  Lávate la cara por la mañana para retirar el zumo. Esto es muy importante: lávate la cara antes de salir, de lo contrario,  si te da el sol pueden aparecer manchas en la piel! Verás que notas la piel más limpia y luminosa.

No lo hagas cada día, máximo dos veces por semana, yo lo hago una vez por semana. Es bastante intenso, ya verás que notarás los resultados desde el primer día.

Este tratamiento es especialmente beneficioso para las pieles grasas, pero va bien para cualquier tipo de piel.

¿Algo más sencillo y natural para despertarte con buena cara? 🙂

Pero… por dónde empiezo!!??

Como hacemos para dar el paso???

wpid-img_20140503_105549.jpg

En mi opinión, la idea no es dar un gran paso. Los cambios radicales son muy difíciles y no los asimilamos bien. El truco sería ir dando pequeños pasos, sustituyendo unos productos por otros, sustituyendo unos hábitos por los nuevos. Y cuando tengamos asimilado cada paso e integrado dentro de nuestra rutina, pasamos al siguiente.

Investigar, experimentar y descubrir forman parte del proceso, así como los errores de principiante y los fracasos. No pasa nada, todo el mudo pasa por esto. Se dice que Edison realizó más de mil intentos antes de perfeccionar la bombilla, y lejos de desanimarse afirmaba: “¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento me enteré de un motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla”.

Algunos consejos para comenzar son:

– Tanto para la cosmética como para la comida, los resultados van a depender enormemente de la CALIDAD DE LA MATERIA PRIMA. Lo pongo el primero y no es casualidad, este un punto fundamental.

– Busca comercios que tengan productos ecológicos y de proximidad. Esto evita el deterioro de los productos, reduce el gasto energético y la contaminación, y estimula la actividad económica de tu región. Así todos salimos ganando.

– Si estas pensando que estos productos son mas caros, tienes razón. Los precios de las grandes superficies no son sostenibles, abusan del productor, destruyen al pequeño comercio y además, son de dudosa calidad. Pero además, al final se termina ahorrando: se trata de consumir menos pero de mejor calidad.

– De todas formas, si tengo que elegir entre ecológico de la otra punta del mundo, y no ecológico de proximidad yo lo tengo claro: DE PROXIMIDAD. Que predomine la razón, por favor. En torno al producto ecológico se está generando un comercio de dudosa ética con precios desorbitados. No se trata de derrotar un monstruo creando otro.

– Lo único que recomendaría tirar a la basura pero YA son los aerosoles (desodorantes, lacas, etc.) y los aceites corporales comerciales tipo los aceites de bebé. Investiga un poco por Internet. En particular, el desodorante se puede sustituir por una piedra de alumbre. Es fácil de encontrar en herbolarios e incluso en grandes superficies, y además de ser barato dura muchos años.

Leer, leer y leer, investigar y sobre todo experimentar. Lo que a mí me funciona puede no funcionar para ti. Prueba que es lo que te sienta mejor escuchando las reacciones de tu organismo.

Espero que este post te sirva como guía básica y te ayude a tomar decisiones. Saludos!